miércoles, 17 de junio de 2009

HODGSON - Travesías y Terrores Literarios (I)


“Tan solo Blackwood podría estar por encima de él en cuanto al uso de la irrealidad” (H.P. Lovecraft, en referencia a Hodgson).

Como siempre hacer un repaso exhaustivo a la biografía del autor que nos ocupa es algo absurdo, habiendo tantos recursos en la red para explorar esta faceta, además de las distintas introducciones que se pueden encontrar en las ediciones de sus obras. Pero siempre es bueno abrir fuego con un reportaje -en dos partes en este caso- que mezcle la vida del escritor con una enumeración de sus típicos argumentos, rasgos estilísticos y obras capitales.

William Hope Hodgson nació en 1877 en Essex, Inglaterra, siendo hijo de un clérigo anglicano y desarrollando de forma muy precoz una atracción hacia el mar. De hecho se fugó de casa a los trece años para colarse en un barco como grumete y, aunque fue encontrado y devuelto a casa, cuando tuvo la mayoría de edad se enroló en la marina, donde pasó una dura y áspera juventud. Los continuos abusos de sus superiores le obligaron a aprender artes marciales y ejercitar su cuerpo hasta que sus músculos fueron apodados “los mejores de Inglaterra”, años después. La pobre y sórdida vida marina hicieron poco a poco mella en su ánimo hasta hacerle renegar de la vida en alta mar y buscar un nuevo rumbo para su vida en tierra firme. Pero siempre llevó en las heridas de su cuerpo el estigma de aquel que afrontó galernas, tormentas, peleas en cubierta y demás incomodidades de una vida que se presumía romántica y heroica, pero que acabó mostrando su lado más amargo.

Posando en su etapa de marino

Interesado desde entonces en el culturismo, abrió uno de los primeros gimnasios del mundo (en Blackburn, cerca de Liverpool) en tener luz eléctrica, que gestionó a la vez que se dedicaba a aficiones menos rentables como la fotografía y la escritura. Una anécdota de esta época fue la actuación en su gimnasio de Harry Houdini, el cual terminó muy enfadado con Hodgson debido a una de sus típicas sesiones de escapismo. Según el gran mago, el gerente del gimnasio le había dado unas esposas trucadas para probar sus maravillosas cualidades, a riesgo de herirle. Houdini consiguió quitarse las esposas, pero acabó con las muñecas ensangrentadas.

Hodgson, director de gimnasio

En torno a 1904, Hodgson se dio cuenta de que su negocio no prosperaba, así que tras probar fortuna con la escritura de algunos artículos deportivos –que ilustraba con imágenes propias-, decidió lanzarse a la ficción, con la particularidad de que decidió desarrollar relatos de horror ambientados en el mar, un género bastante poco frecuentado. Podríamos incluir bajo esta etiqueta obras como “La Narración de Arthur Gordon Pym” de Edgar Allan Poe y algunos cuentos de Arthur Conan Doyle. De hecho su segundo relato publicado fue el famoso “Un Horror Tropical” que fue seguido de una gran cantidad de misterios marítimos en los que podíamos encontrarnos todo tipo de amenazas horrendas que acechan a los incautos navegantes en medio de la niebla o de un banco de algas. Este cuento fue definido por el editor de la siguiente manera: "Aunque esta historia, un terrible relato marino, pueda ser demasiado horripilante para algunos gustos, esta escrita de manera magistral y con una sensación de realidad que atrapa la atención del lector de una forma que recuerda los mejores intentos de Defoe ". Mientras que relatos como el mencionado tratan el tema de los fantásticos animales marinos (los pulpos o los cangrejos gigantes son habituales, aunque en un contexto realista), otros como “Una Voz en la Noche” –para muchos su obra maestra- lidian con horrores de la naturaleza mucho más sutiles, como la enfermedad que puede infectar a cualquiera en una isla en medio de la niebla. En cambio otros como el sobrecogedor “Los Habitantes de la Isleta Middle”, serían la versión Hodgson del clásico cuento de fantasmas, el cual no por estar ambientados en lugares tan atípicos como una playa bañada por el sol dejan de asustar ni mucho menos. En 1907 se lanzó a escribir su primera novela por entregas: “Los Botes del Glenn Carrig”, que viene a ser una versión alargada de sus cuentos marítimos y también una obra excelente tan trepidante como sus relatos más cortos. Los supervivientes de un naufragio vagaran perdidos en un proceloso y siniestro mar primero, y exploraran una siniestra isla después. Una obra en la que a pesar del tono oscuro y decadente, propio de Hodgson, el escritor no deja de lado la más pura aventura.

Ilustración de Philippe Druillet para una edición de 1971 de "Los Botes del Glenn Carrig" en versión comic

Llegamos a 1908 y se publica la novela más importante de la trayectoria del autor que nos ocupa. Sin duda su obra más celebre, “La Casa en el Confín de la Tierra” es un auténtico festival de horrores atmosféricos y metafísicos que no deja indiferente, pues son igual de encendidos tanto sus defensores como sus detractores. Lo cierto es que es una obra atípica para la época, que quizás podríamos conectar con algunos relatos de Machen o Blackwood, pero que va mucho más allá en su extraña mezcolanza de estilos. Si la primera parte cuenta el asedio de un anciano en una misteriosa casa cercana a un barranco, atacada por monstruosas figuras semejantes a cerdos, la segunda mitad del libro cuenta el viaje –no sabemos si astral, real o soñado-, del mismo anciano a través de una tierra desolada que parece estar agonizando. La primera mitad es Hodgson en su estado más puro –acción y atmósferas siniestras en una perfecta sintonía-, mientras que la segunda podría compararse a una travesía psicodélica que tuvo que influir a Lovecraft más de lo que él admitiría. El recurso del manuscrito hallado –tomado de Machen y su “…Pueblo Blanco”, seguramente-, para explicar una extraña historia del pasado de una mansión, será también una gran influencia en los escritos del señor Howard Phillips. Y, como decimos, es un claro precedente de ese llamado "horror cósmico" que el círculo de escritores "lovecraftianos" ayudó a popularizar. Recientemente el excelente dibujante Richard Corben realizó una estupenda adaptación al comic de esta novela mítica. Entre esta obra capital y su siguiente novela ambiciosa, Hodgson terminó otra novela corta llamada “Los Piratas Fantasmas” en la que vuelve a los mares sobrenaturales que tan bien maneja, y que es otra gozada imprescindible llena de aventura, atmósfera malsana y horror imparable. La odisea de un barco que sufre el acecho de una sombras fantasmales cada vez menos sutiles y más malvadas, es un auténtico “tour de force” de suspense sobrenatural de la mejor clase.


En la próxima (y última) entrega hablaremos de "El Reino de la Noche" y de los relatos de Carnacki, el "caza-fantasmas"; además de cubrir los últimos años de vida de Hodgson.

12 “Gooble gobble, one of us!”:

BUDOKAN dijo...

Un escritor enorme el que rescatas en esta ocasión. Saludos!

Darkerr dijo...

Que maravilla, justo hace poco estuve leyendo "La casa en el confin de la tierra". Muy inquietante relato de atmosfera misteriosa, con esos hombres cerdo, o algo asi, y esa extraña construccion que nos describe una misteriosa dimensión. Un gran escritor sin duda. "Los botes de Glenn carrig" y "el horror tropical" son maravillosos relatos de horror marino. Magnifico articulo.

Enrique dijo...

Hola, es la primera vez que escribo, aunque leo el blog siempre, es estupendo. Una pregunta , ¿existen ediciones españolas de los libros de este señor?de "La Casa en el confín de la Tierra" sé que existe versión libro y versión comic, pero del resto lo desconozco- Gracias

Dr. Quatermass dijo...

¿No tiene ninguna adaptación cinematográfica?. Oye gran texto perfectamente documentado.

Saludos!

Astrocaravan dijo...

Gracias por la reseña. Desconocia a este autor a pesar de que Lovecraft y Algernon están los primeros de mi lista. Lo apuntaré para mi próxima visita al librero.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No conocía a este autor, pero procuraré hacerme con algunas de sus obras.

Saludos ;)

cerebrin dijo...

Excelente repaso a parte de la vida y obra de tan recomendable autor. No se si sabrás que Juan Piquer Simón manejó durante un tiempo la idea de adaptar "La casa en el confín de la Tierra" al cine... Una pena, aunque viendo su supuesto tributo a Lovecraft, lo mismo fue lo mejor que podía pasar. ;)

Un saludo.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Contestando a Enrique: Lo cierto es que lo más granado de Hodgson esta publicado en España gracias a la editorial Valdemar, incluyendo un tomo con las tres novelas clásicas que se comentan en el presente artículo, y dos antologías bastante buenas de sus relatos de horror en el mar.

Pero ampliaremos el tema de las ediciones españolas en la segunda parte del reportaje.

En cuanto a las adaptaciones a cine, muy curioso lo de Piquer Simón!! Al menos hubiera sido un intento de reivindicar a un autor casi huérfano de adaptaciones. Sobre ello y contestando al señor Quatermass, que yo sepa solo existe una adaptación televisiva de uno de los cuentos de Carnacki, de la que hablaremos un poco también en esa segunda parte.

Saludos!!

Enrique dijo...

Muchísimas gracias! estaré atento a esa segunda parte. Un saludo

Spiderignacio dijo...

Pos tio, yo ya me he motivao y me quiero comprar el libro de la 'Casa del Confín de la tierra' y 'el de los Piratas fantasma'; los relatos depende del precio.

Espero que no estén solo en Valdemar, porque cuestan un huevo... ya lo comentamos mañana y por cierto, dime luego que te parece mi nueva entrada sobre Transformers.

Sube pronto la terceraAaAaAaaaa...

DanielB dijo...

Que post más interesante, no s eque tal será el original (me imagino que impresionante por lo que comentas) pero de tebeazo se puede catalogar el comic de Corben adaptando la "casa del confín de la tierra"

tomas dijo...

Muchas gracias por el artículo y felicidades por el mismo. A mi me has descubierto al autor y lo cierto es que me ha despertado muchísimo interes.

Saludos.