miércoles, 28 de mayo de 2008

LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES (1968) De George A. Romero


"They´re coming to get you, Barbara!"

Continuamos el repaso de lo más famoso e imprescindible de nuestro género favorito (pronto llegaremos a finales de los 70, que es donde pararemos la máquina) con una película de serie B rompedora e influyente que a pesar de tener cierto regusto clásico, marcó el devenir del horror fílmico durante décadas, e inmortalizó el sub-género zombie como una de las más populares vertientes del terror.

Con grandes preocupaciones y consejos de la productora para que recortara la violencia de la cinta, el cineasta George A. Romero estrenó su opera prima y, para mi, obra magna en 1968, provocando una enorme polémica debido a la crudeza de sus imágenes. Gordon Lewis Inauguró el género gore unos años antes, pero “Night of the Living Dead” y su éxito inesperado en drive-ins primero y en salas después, intauró en el inconsciente colectivo el cine de horror descarnado y sin sutilezas. De aquí vendrían los festivales de tripas y vísceras sin sentido de buena parte del cine de los 80 y 90, que sin embargo Romero usó con un propósito. Como él mismo ha comentado, a nadie le gustaba como iba el mundo en aquella época, así que realizó una especie de film extremo y descarnado que fuera una feroz crítica social y “anti-todo” sin ningún tipo de esperanza ni concesión en su mensaje.

Jhonny y Barbara, una pareja de hermanos, son atacados por un muerto viviente mientras visitan la tumba de su padre. Barbara logrará huir y refugiarse junto a un varipinto grupo en una vieja casa, entre ellos un hombre de color llamado Ben que parece el más cuerdo de todos ellos. Poco a poco se verán sitiados por más y más cadáveres andantes que pretenden entrar en su refugio y devorarlos a todos, mientras los van diezmando.

La fotografía en blanco y negro de la película (realizada con un 35m barato) le da una genial apariencia de suciedad y un enorme tono mortuorio que, evidentemente le viene que ni pintado. Encontramos secuencias de gran angustia como las clásicas escenas de los brazos de los zombies intentando abrirse paso por puertas y ventanas, así como la resurrección de la niña como un zombie en el lóbrego sótano de la casa. Un momento que sigue provocando verdadera inquietud (e incluso pánico) hoy en día, pese a todo lo que ha llovido en el cine de terror desde entonces. Todas estas escenas refuerzan el negativo mensaje del film, sobre que todo está en esta sociedad tan podrido como los muertos, meros títeres sin mente que no tienen nada que hacer frente a la crueldad innata de los seres humanos “sanos”. El mejor ejemplo es el demoledor final, que fué el que más interes tuvieron los productores en alterar. Por suerte, Romero no les hizo caso y mantuvo intacto el pesimista mensaje de la historia.

Hay muchas curiosidades sobre esta notable película. La “sangre” que vemos durante todo el film no era más que sirope de chocolate y los extras recibieron una camiseta que rezaba “Yo fui un zombie en La Noche de los Muertos Vivientes”. También se rumoreó que al poner a un hombre de color como protagonista del film (algo también muy rompedor en el terror de la época), se estaba realizando una especie de manifiesto pro-afroamericano, cuando en realidad Romero puso a Duane Jones en papel porque era el mejor actor de todos los que se presentaron al casting.

Todo ello parte de las múltiples anécdotas de este film inmortal.

6 “Gooble gobble, one of us!”:

La abadía de Berzano dijo...

Como tu bien has dicho, un film inmortal, tremendamente revolucionario en su época, y del mismo modo, tremendamente influyente para el resto de películas que vendrían después, hasta el punto de que, con toda seguridad, el cine posterior no hubiera sido el mismo sin esta película.

TRONCHA dijo...

increible un film tremendo y sobre todo que supone el inicio del cine de zombies del señor romero, que pena no poder decir lo mismo de la última que ha hecho.

El final de esta me encanta.

Saludos...

Tyla dijo...

Qué buena!

Precisamente acabo de ver la última y, aún superando la anterior ("La tierra..."), no tiene nada que hacer al lado de las tres originales.

Y en concreto ésta, con momentos como la aparición del primer zombie, que ni el propio Romero (ni ningún otro cineasta) ha conseguido superar, bajo mi punto de vista, en cuanto a transmitir inquietud dentro de una peli de muertos vivientes.

BUDOKAN dijo...

Uno de los clásicos obligados del género. Me gustó leer lo que un experto como tú opina sobre el mismo. Saludos!

PKDesignz dijo...

Que decir de ella, como diria darwin, es cosa de la evolución. La primera cinta de zombis modernos y sin duda, la mejor de todas. Se le podrán achacar muchas cosas, pero si nos ponemos en su contexto histórico, una obra de arte.

M.I. dijo...

Es verdad, había un montón de curiosidades en relación a esta película. Me acuerdo de que las vísceras las compraron en una carnicería, y de que fue la inversión más cara, con un total de 300 euros. El director era también el montador, el maquillador... La actriz principal era una secretaria que jamás había trabajado en cine ni en teatro y que no volvió a hacerlo. La gente, amigos y familiares del director y del productor, rodaban en los fines de semana. El productor también era uno de los actores.

En fin, como yo decía en mi crítica, el mejor ejemplo de la Historia del cine de cómo dar miedo sin medios.