viernes, 15 de agosto de 2008

LA NOCHE DEL DEMONIO (1957) De Jacques Tourneur


Otra de las obras maestras de ese sublime artista del fantástico llamado Tourneur. Ya alejado de la influencia del productor Val Lewton, el realizador estrenó en 1957 este estudio sobre el satanismo y su poder de distorsión de la realidad, tan sutil y sugerente como sus anteriores joyas “La Mujer Pantera” y “Yo Anduve con un Zombie”. El problema viene con el monigote de plástico que el productor Hal Chester le obligó a añadir para hacer el film más comercial y convertirlo en el típico film “con monstruo” que el propio Tourneur intentó evitar cuanto pudo. Por desgracia el dinero manda. Y aún así, si se olvida la patética apariencia del muñeco en cuestión (diseñado por Ken Adam, posteriormente creador de decorados para los films de James Bond), aún podemos disfrutar enormemente de una película tan buena o más que las dos anteriores.

La historia se basa en “El Maleficio de las Runas” relato de M.R. James, el más famoso autor británico de historias de fantasmas, que con esta pieza breve nos regaló uno de sus mejores y más atmosféricos relatos, lleno de la ironía y el toque terrorífico tan habituales en su obra. El film nos cuenta la historia de un profesor de psicología (interpretado por Dana Andrews) que viaja a Inglaterra para dar una conferencia sobre hechicería y desacreditar la secta liderada por el Dr. Karswell (al que da vida Niall MacGinnis, el Zeus de "Jason y Los Argonautas"). El inicial racionalismo e incredulidad del profesor se volverá poco a poco miedo y angustia cuando Karswell le entregue un papel con unas runas malditas, el cual si no se lo pasa a otro infortunado en el plazo de siete días provocará la aparición de un demonio que le quitará la vida. ¿Es todo realidad o fantasía? ¿Racionalismo o espiritualidad?

Lo primero que debemos destacar es, como siempre, la atmósfera. La ambigüedad forma tambien aquí parte del conjunto (a pesar del muñeco de plástico), porque todos los testigos de las apariciones del demonio de las runas podrían ser víctimas de un desvarío mental o de la hipnosis. La primera escena, en la que el ente persigue a una de sus víctimas entre los árboles de un bosque, es realmente aterradora en su uso de las sombras y el sonido (un chirrido angustiante, acompañado con la figura del demonio acercándose a lo lejos), que se repite amplificada en la confrontación final en la estación de tren.

La película además tiene mucho humor y está llena de diálogos inteligentes. El carisma de Karswell, que aparece como un personaje familiar y de perfecto comportamiento (siempre la ambigüedad), es, debido a su afable mirada, uno de los sacerdotes de Satán más insólitos de la historia del cine. Es posible que su aparente normalidad, le haga aún más peligroso. Algo que puede extenderse a toda la película, porque cada escena está impregnada de la amenaza del miedo enterrado. Incluso las escenas a pleno día están llenas de peligro, como esa memorable jornada con un grupo de niños jugando en el jardín de Karswell que de repente tienen que refugiarse en la mansión debido a un repentino vendaval que el propio Karswell parece haber conjurado. Tourneur estuvo, y con razón, especialmente orgulloso del resultado de esta escena, cuyo efecto de vendaval fue creado mediante cuatro motores de aeroplano, y en la que la maldad y amenaza de Karswell queda irónicamente contrastada con el disfraz de entrañable payaso que lleva. Una "set piece" realmente antológica y que aun maravilla en una producción muy anterior a posteriores cintas "satánicas" como "La Semilla Del Diablo" o "La Profecía" . Se puede decir que Tourneur ejerció de auténtico pionero con este clásico, desarroyando una historia de terror moderno insertada en un entorno realista y con personajes en su mayoría perfectamente normales e incluso reconocibles. Eso sí, enfrentados a eventos sobrenaturales de más alla de este mundo.

Como avanzábamos más arriba, otro de los momentos más recordados de "Night Of The Demon" es su absorvente final. Una verdadera lección de como rodar con mano maestra una persecución paranormal llena de emoción y dejando helado al espectador con esa mezcla de onirismo y tensión en la aparición final del monstruo. Que si bien, como dijimos, no esta nada conseguido en el aspecto estético, al menos aparece rodeado de un entorno espectacular que engrandece sus apariciones. ¡Ah! Y otra de las anécdotas del film se refieren a la identificación que algunos críticos quisieron ver del personaje de Karswell con el ocultista Aleister Crowley , famoso mago y pionero del satanismo filosófico. Una figura cuya esencia planea sobre otras joyas del terror clásico como "La Novia del Diablo" o "El Hombre de Mimbre".

En su estreno en America, el film se tituló "La Maldición Del Demonio" y su montaje contaba con 13 minutos menos con respecto a la versión original inglesa. Curiosamente, existe una edición en DVD que incluye ambos montajes del film, a pesar de que no entiendo el interes que puede tener ver una versión reducida de un clásico como el que nos ocupa.

11 “Gooble gobble, one of us!”:

Sam_Loomis dijo...

He leído ya bastante sobre el filme que apuntas y todos están de acuerdo de que es un clásico. Aunque tenga que tragarme el hecho de que el monstruo de la foto se ve horriblemente falso, creo que es parte del encanto de estas películas de antaño.

Muchos saludos

Ariel Luque dijo...

Parece una joya clasica del terror. No la he visto, son filmes muy dificiles de conseguir y sobre todo de enterarse de su existencia, pero gracias a blogistas y cinéfilos como vos sabemos que existen. Espero poder encontrarla, tus palabras captaron mi entusiasmo. Un saludo.

Ariel

Horror dijo...

No hace mucho por aca pasaron en television una especie de retrospectiva del director y no me la pude ver. Habra que conseguirla de alguna manera.

Saludos!

yorgos dijo...

Éste es el primer artículo (muy bueno por cierto) que leo sobre ésta película. Después de haber disfrutado "Cat people" y "yo anduve con un zombie" uno se queda con ganas de ver más Tourneur. Sin duda trataré de encontrala.
un saludo

yorgos dijo...

Éste es el primer artículo (muy bueno por cierto) que leo sobre ésta película. Después de haber disfrutado "Cat people" y "yo anduve con un zombie" uno se queda con ganas de ver más Tourneur. Sin duda trataré de encontrala.
un saludo

Pliskeen dijo...

Me confieso desconocedor de esta película y del resto de filmografia de Torneaur. La verdad es que aún no he visto ninguna de sus películas (que yo recuerde) pero ya trataré de ponerle remedio.

Saludos y excelente análisis, como siempre ;)

Fantomas dijo...

Todo el mundo que ha visto esta cinta concuerda que se trata de un clásico con todas sus letras, pese a lo falso que se ve el monstruo (tan solo pequeño detalle).

Excelente reseña como de costumbre.
Saludos.

darkerr dijo...

Una gran pelicula, yo pienso que es de vision obligatoria, es una maravilla. Muy buen post le has dedicado, felicitaciones.

Kike dijo...

El contraste entre la atmósfera misteriosa y el inmenso mosntruo de goma ya hacen recomendable su visionado. Otra gran obra de terror clásico.

Jorge - cinenovedades dijo...

Excelente reseña, como siempre. La verdad que no he visto esta cinta, pero de por si el argumento es sumamente atrayente y por lo que comentas estamos ante una joyita del cine de esa época. Trataré de verla a la brevedad.
Saludos!

P.D.: A partir de mañana vuelvo a actualizar mi blog ya de forma definitiva, Saludos!

La abadía de Berzano dijo...

OBRA MAESTRA. A pesar de como bien dices, el aspecto de ese demonio metido con calzador por el productor es bastante chapucera, es totalmente perdonable aunque solo sea por el doble sentido que adquiere el final de cierto personaje en la resolución del film...