domingo, 1 de febrero de 2009

Bizarrada Poe: "MANIAC" (1934) De Dwain Esper


Incluso algunas de las películas más mediocres inspiradas por la obra de Poe no dejan de tener interés, caso del “Maniac” que nos ocupa. Una trama deslabazada, unos actores histriónicos y unos efectos chirriantes que, todo en conjunto, hacen de este film una comedia involuntaria antes que un film de horror. Y sin embargo es inevitable pasar un buenísimo rato durante su visionado, además de tornarse aún más fascinante una vez que excavamos un poco y descubrimos la delirante –y a la vez interesantísima- historia de su realizador, Dwain Esper, el cual, dado que el apelativo de “Peor Director de la Historia del Cine” estaba cogido (ya sabéis por quien), ha recibido con todo mérito el mote de “Padre de la explotation”, lo cual no deja de ser igualmente acertado.

Esper era un organizador de espectáculos de “sideshow” que a comienzos de los años 30 se dedicó a llevar a la pantalla grande los horrores que gustaba de mostrar en sus retorcidos espectáculos. Su mujer, Hildegarde Stadie, había comenzando también en el mundillo promocionando el mejunje curalotodo de su tío, vendedor de milagros embotellados y, por tanto, uno de los charlatanes más notorios. Podemos decir, por tanto, aquello de “Dios los cría y ellos se juntan”, pues pronto la chica y Dwain se dedicaron a girar en bizarros espectáculos que incluían la exhibición de cadáveres momificados y en los que –bajo un techado que repetía el atrayente lema “Solo Para Adultos”- proyectaban sus mediocres y sensacionalistas películas, rodadas con cuatro duros, casi todas guionizadas por la propia Hildegarde y, como no, dirigidas por un incansable Esper con ganas de escandalizar y ganarse unos buenos dólares en el proceso. Sus cintas se vendían con la coartada moral de ser estudios, en teoría rigurosos, que advertían a los ciudadanos de los peligros del consumo de drogas, la promiscuidad sexual y todo tipo de desviaciones de las buenas costumbres –de hecho son interrumpidas en su trama por textos informativos en los que se nos acosa con información supuestamente científica y “a palo seco”-, pero ese pretexto les permite a Esper y a su señora dinamitar las convenciones censoras, mostrando un rosario de degeneraciones que provocaron lo contrario de lo que pretendían. De hecho más de una vez las proyecciones de estos films fueron prohibidas tras solo un día de exhibición.

“Maniac” (también conocida como “Sex Maniac”) es otra muestra más de esta estrambótica e irrisoria manera de hacer ¿cine? Con una trama argumental de baratillo que se dedica a ensamblar una serie de episodios con poca hilazón que nos quieren advertir de los peligros de los pensamientos malsanos y de índole obsesiva –especialmente sexual-, declarando que un desborde de estos pensamientos pueden llevarnos a la locura. Los plomizos letreros en los que se nos ilustra con muy poco rigor sobre los transtornos mentales, son salpicados con las patochadas de unos actores que desarrollan un divertidísimo refrito de varias historias de Poe. Tenemos a un émulo apolillado del Dr. Caligari que ha descubierto una sustancia que resucita a los muertos y es asistido por su ayudante, el cual es un maestro del disfraz que roba un cadáver femenino para probar la fórmula. Tenemos planos atemorizantes y bizarros para su época, como el de un corazón palpitando dentro de una botella o las simbólico-estúpidas escenas de animales peleándose. Tras el éxito del suero resucitador, el Dr. desea probarlo también en su poco dispuesto ayudante, el cual mata a su vez al Dr. y ocupa su lugar disfrazándose hábilmente. Las circunstancias del asesinato son un potaje de “El Corazón Delator”, “El Gato Negro” y “El Barril de Amontillado”, con emparedamiento del cadáver y gato al que el perturbado deja tuerto –¡Comiéndose además su ojo! En una escena insólita para la época-. ¿Más locuras? De repente aparece una mujer que desea tratamiento para su marido, el cual ha llevado su pasión por Poe un poco lejos y se cree que es el orangután de “Los Crímenes de la Calle Morgue” (¿¿??) Tras una bastarda sesión de hipnosis se fugará con la chica resucitada en brazos, mientras una conspiración que incluye necrofilia, hipnosis y chicas peleándose con jeringuillas se formará a su alrededor, volviéndole loco y haciendole acabar igual que el protagonista de “El Gato Negro”, con descubrimiento por parte de las autoridades incluido. Todo ello salpicado con numerosos planos de chicas enseñando sus pechos con la mayor naturalidad a la vez que declaman unos diálogos que de puro ridículo son absolutamente… ¡Magníficos!

En fin, podríamos hablar durante horas de las muchas anécdotas sobre este inclasificable film y sus numerosas “virtudes”, pero creo que lo mejor que se puede hacer es revisarlo. 52 escasos minutos de delirio, de los que se recomienda su visionado en buena compañía dispuesta a pasarlo bien. La experiencia será sin duda mucho más divertida.

11 “Gooble gobble, one of us!”:

Estefanía dijo...

Weeee !!!

Ya di con tu blog ;). Lo seguiré de cerca!..y me apunto varias cosas de las que recomiendas.
Buen homenaje que le estas haciendo al Poe.
UmmMM..por cierto..cuandot te refieres a "el peor director de la historia del cine" te estas refiriendo a Ed Wood¡¿?..un poco de clemencia,mon dieu! el hombre..tenia su encanto :P.

H dijo...

paso y sigo leyendo my interesante todo!
Salutes desde SCI TERROR
H

MarioBava dijo...

La tengo hace un porron de años pero nunca me dio por verla...La has desgranado de una manera tan magistral que hasta me han dado ganas de verla y todo !!!!!!...

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo creo que me abstengo, no vaya a ser que su visionado me cause daños irreparables xD

Por cierto, hoy en día son muchos los directores que compiten con entusiasmo por el título de “Peor Director de la Historia del Cine”.

Saludos ;)

El Abuelito dijo...

MA-RA-VI-LLO-SO comentario, lleno de sabiduría y repleto de enseñanzas... como por otra parte todo su mega homenaje a Poe!
¿Sabía usted que fue a Dwain Esper -con la peor de las intenciones- a quien un indignado Louis B. Mayer entregó el "Freaks" de Tod Browning para que lo explotase en exclusiva durante años, proscrita del circuito de cines normales?
El zorro Esper la troceó y así la exhibía en barracas de feria, únicos lugares en los que pudo verse (fragmentariamente) durante años...

cerebrin dijo...

Ya me habían hablado de ella, pero no con tal minuciosidad. A ver si me la veo un día que este depre...

Igor Von Slaughterstein dijo...

Totalmente cierto, venerable Abuelo!!! Y lo mejor aparte del troceo fue que le puso a "Freaks" otros títulos brutales, como por ejemplo "Amor Prohibido" o "Errores de la Naturaleza". ¡Que personaje!

Fantomas dijo...

Vaya trabajo que has realizado sobre la obra de Poe!!. Esta cinta es otra que desconocía por completo. Viendo que se trata de una obra bastante bizarra, tendré que sacrificarme y verla un día de estos.

Saludos!!

Cinéfilo7 dijo...

anda, ha salido una biografía de Poe, me la pido.
saludos!!!!!!!

Belknap dijo...

Estimado Igor, genial lo suyo, genial, un saludo.

darkerr dijo...

Una bizarrada de los años 30¡¡, eso es digno de verse. Igor, tu especial sobre Poe es de antologia, completisimo y sumamente didactico. Felicitaciones y muchos saludos.