viernes, 22 de mayo de 2009

LA CRIPTA DEL HORROR [Vault Of Horror] (1973) De Roy Ward Baker


Seguimos con el segundo segmento del díptico en el que la productora Amicus se dedicó a adaptar bastante fielmente los geniales comics de terror del sello EC, estrenado solo un año más tarde que “Tales From The Crypt”. Este “Vault Of Horror” fue conocido también con los nombres “Historias de la Cripta II” o “Más Historias de la Cripta”, dejando claro el continuismo de la propuesta en estética, tono, estructura y ambiciones, a pesar del cambio de director. Si en la primera parte Freddie Francis se hacía cargo de la realización, en “La Cripta del Horror” contamos con otro director mítico de la productora Hammer, Roy Ward Baker, autor de estupendos films de la casa del martillo como por ejemplo “Las Amantes Vampiro” o la editada en DVD este mes “Dr. Jekyll y su Hermana Hyde”. Ambos realizadores son sinónimo de oficio, elegancia y buenas ideas así que todo ello lo encontramos en esta nueva entrega de la saga “…de la cripta” que en algunos aspectos mejora a su predecesora. Especialmente en el ritmo y selección de los cuentos a adaptar, además de que en este caso la duración de las historias se reparte de forma más sabia y ninguna parece robar protagonismo a las demás.

En el capítulo de las diferencias respecto al comic, hay que recordar que el tebeo “Vault Of Horror” tenía a uno de sus típicos guardianes anfitriones que aquí esta lamentablemente ausente, siendo los propios protagonistas de las cinco macabras historias los narradores de las mismas. También es muy curioso como a pesar de ser titulado el film “Vault Of Horror”, la mayoría de historias adaptadas pertenecían en su origen al omnipresente “Historias de la Cripta”, con una concesión al magazine “Shock Suspense Histories”, del que se extrae el episodio menos terrorífico y más de serie negra de la película. Pero vamos ya a desglosar las historias una por una. Como decíamos, los cinco protagonistas cuentan sus relatos tras quedarse encerrados en un ascensor que les lleva a un misterioso sótano de un gran edificio, a pesar de que ninguno de ellos ha pulsado el botón de bajada. Allí se encontraran con una mesa bien dispuesta para cinco comensales a la vez que descubren que la puerta del ascensor permanece bloqueada tras su salida. Resignándose a su extraña situación los cinco deciden sentarse a tomar algo y en el transcurso de la conversación saldrá el tema de las pesadillas que todos ellos sufren. Recurrentes y a las que no le encuentran explicación. En ellas todos ellos son seres mezquinos que acaban de la peor manera tras toparse casi siempre con algún elemento sobrenatural. Uno de ellos abre fuego contando su caso y así comienzan las cinco historias.

En la primera de ellas el protagonista es un desalmado que tiene la intención de cobrar la parte de la herencia de su hermana asesinándola. Cuando va a buscarla a un, en apariencia, tranquilo pueblo de la campiña inglesa, se topará con una curiosa congregación de vampiros que incluso se reúnen en una taberna donde son atendidos en todas sus necesidades gastronómicas y en sus especiales gustos para la “bebida”. Es una historia entretenida y muy típica para abrir fuego. El segundo segmento es el que adapta la historia del magazine policíaco de la EC, por lo que tenemos una historia irónica y criminal antes que terrorífica. Un obseso del orden se casa con una mujer que tiende a cambiarle las cosas de sitio y a poner sus posesiones patas arriba debido a sus manazas. La tensión irá poco a poco subiendo de tono hasta un final sangriento y lleno de locura. Una historia divertidísima. La siguiente nos lleva a la exótica India siguiendo el periplo de un mago profesional que busca inspiración para su espectáculo a la vez que intenta desenmascarar los supuestos poderes sobrenaturales de los fakires locales. Allí se encontrará con un fenómeno que no sabrá explicar a pesar de su experiencia, el de una chica que con la música de su flauta hace subir sola a una cuerda. No parece haber truco, y el arribista mago hará todo lo posible para hacerse con el fenómeno. Incluso llegar al asesinato.


Es este un buen relato lleno de atmósfera, cosa que también encontramos en el siguiente, en el que dos bribones se ponen de acuerdo para que uno de ellos se haga pasar por muerto y cobren el seguro. El otro tendrá que rescatarle de su ataúd, pero no contaran con que la misma noche un par de jovenzuelos estudiantes de medicina estén en el mismo cementerio a la búsqueda de un cadáver fresco para sus estudios. Es también otra de las historias más divertidas y con un final más inesperado. Y hablando de finales, el siguiente y último episodio nos lleva también a una exótica localización, Haiti, con sus leyendas de vudú y santería como eje de la trama. Es este el episodio en el que aparecen más estrellas siendo Tom Baker –el mítico Dr. Who setentero- el pintor protagonista, enfrentándose a una conspiración contra su arte llevada a cabo, entre otros, por el genial Delhom Elliott. En esta entretenida trama el artista se enterará de cómo se han aprovechado de su credulidad y han vendido sus cuadros sin darle un penique a él, por lo que buscará consejo en los chamanes de la isla. En una cabaña recibirá el poder de cambiar la realidad con sus cuadros. Todos los cambios que realice a una pintura de un objeto o persona reales se materializarán en el mundo físico además de en el del cuadro. Así podrá hacer retratos de sus estafadores y vengarse de ellos. Pero a la vez tendrá que tener cuidado con su propio autorretrato.

Si hay algo que destaca en todos y cada uno de los cinco segmentos de que consta el film es como el terror, el asesinato o el elemento sobrenatural aparecen perfectamente insertados en un entorno normal y corriente. Mucho más realista y cotidiano que el que encontrábamos en la anterior “Cuentos de la Cripta” donde había muchas más concesiones a cementerios con ataúdes que se mueven, ídolos satánicos y venganzas de ultratumba. Aquí en cambio el tono es más de serie negra que de horror, e incluso algo tan fantástico como el tema de los vampiros es pasado por ese tapiz naturalista que los convierte en asiduos de una taberna en la que se reúnen para beber como cualquier persona corriente. Las localizaciones exóticas del episodio ambientado en la India huyen de toda referencia a nieblas, caserones, fantasmas, etc… Y asimismo el episodio del maniático del orden tiene una atmósfera de terror nula, siendo más bien una historia cómica con elementos de serie negra y final algo “gore”. Es posible que esta mayor sutileza sea debida a que “Vault Of Horror”, al igual que su predecesora, también sufrió censura en sus momentos más sanguinolentos. Por desgracia para nosotros, es difícil conseguir en la actualidad una copia completa del film, dado que la versión en DVD esta tristemente mutilada y a la supuesta versión completa que emitió el año pasado un canal británico también le faltaba metraje, al haber desaparecido el plano final en el que los cinco protagonistas de las historias aparecen con un semblante cadavérico.

8 “Gooble gobble, one of us!”:

cerebrin dijo...

En mi opinión, una de las más flojas pelis de capítulos de la "Amicus"... aunque no este diciendo que es mala, ni mucho menos.

Un saludo.

Dr. Quatermass dijo...

Cualquier obra del director del mejor capitulo de la saga Quatermass merece verse de rodillas!!!!

El Abuelito dijo...

Genial Denhom Elliot, siempre!

Vivaldo Moore dijo...

Roy Ward Baker es un director a tener muy en cuenta: no sólo hizo un gran Quartermass, como señala más arriba el Dr, y las películas por usted apuntadas, sino también una estupenda historia sobre el hundimiento del "Titanic". Y fue, además, uno de los principales directores de "The Avengers", en la época de Diana Rigg. A él se deben muchas de las soluciones alocadas para presentar los personajes o desarrollar diálogos que dieron su espíritu a la serie.

Gracias por recordarlo, él merece un lugar en el panteón de esos directores que tanto nos gustan.

Un saludo.

Fantomas dijo...

Es una película entretenida con el típico final a la "Dr Terror", aunque a mi gusto es inferior a "Tales from the Crypt". De todas maneras, las pelis de la Amicus tienen un encanto especial (igual que las de la Hammer obviamente).

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Curiosa la presentación de las historias. Apuntada queda.

Saludos ;)

MarioBava dijo...

La tengo hace siglos y no la he visto, antes me gustaban estos films de historietas pero ahora ya no me llaman tanto la atencion...Gran reseña como siempre...

Jose

Darkerr dijo...

La pude ver hara cosa de un par de años. Para mi gusto resultó entretenida, y muy bueno ver a ciertos actores veteranos en estas pequeñas historias. Es cierto que el terror casi esta ausente, lo más inquietante creo que es la situación de encierro en el ascensor, lo demás nada, pero igual se sigue con toda atención. Una producción muy correcta y disfrutable.