domingo, 11 de mayo de 2008

SUSPENSE (1961) De Jack Clayton.


Con este absurdo título se estrenó en nuestro pais una de las más grandes obras maestras del cine de terror sobrenatural de todos los tiempos, de nombre original “The Innocents”. Un referente en el que se han tenido que mirar todas las película sobre fantasmas y el subgénero de casa encantada y que sigue siendo tremendamente influyente en la actualidad.

Sin duda es la versión fílmica perfecta del que está considerado el mejor relato de fantasmas jamás publicado, “Otra Vuelta de Tuerca” de Henry James. Un estudio fascinante y ambiguo sobre las nefastas consecuencias que puede provocar una obsesión y, sobre todo, la represión (sea sexual o de cualquier tipo). Un relato provoca escalofríos por su atmósfera y sus elementos inquietantes, sin necesidad de sangre ni espectaculares apariciones fantasmales, cosa que la película sigue a rajatabla en un magnífico guión del reputado escritor norteamericano Truman Capote, puesto en elegantes imágenes por el cineasta Jack Clayton.

Una institutriz (genial interpretación de Deborah Kerr, otra estrella que nos dejó el año pasado) llega a una mansión para cuidar a un niño y una niña. Dos criados anteriores que fallecieron parecían despertar una extraña fascinación en los dos infantes y su enfermiza influencia parece impregnar toda la casa. Mientras la institutriz va poco a poco descubriendo los hechos del pasado, empieza a notar extraños comportamientos por parte de los niños, como si las almas de los dos criados quisieran poseerlos. El asunto termina de revelar su cara más terrorífica cuando ella comience a ver lo que parecen ser los fantasmas de aquellas dos personas, que sin embargo nadie más en la casa puede ver.

Susurros, gemidos, sombras, siluetas en la distancia que no deberían estar ahí… Clayton logra crear una atmósfera pegajosa y agobiante en la casa. Una macabra inquietud que corroe al espectador desde el primer momento del film: una siniestra voz infantil canta una tonada repetitiva y casi mágica mientras no vemos más que oscuridad. La adaptación de James está en consonancia con la vena psicológica que el autor empleó en el relato. ¿Esta viendo alucinaciones la institutriz? ¿Los fantasmas de los criados no son más que invenciones de una mentalidad reprimida? Las respuestas no son claras y eso es lo que otorga tanta grandeza a esta película llena de incógnitas y sugerencias por la que no pasa el tiempo. Son famosas, por ejemplo, las declaraciones de Capote sobre su error al monstrar una lágrima fantasmal en el dedo de la institutriz en una de las escenas. Una especie de confirmación de la realidad de los entes, pero que desde luego no empaña la atmósfera enigmática del relato.

Es obligatorio hacer una mención a los niños protagonistas, ambos recreando espléndidamente (e incluso enriqueciendo) a los personajes del relato de James. Martin Stephens fue uno de las más populares niños-actores de la época, interviniendo también en otro clásico del fantástico, "El pueblo de los Malditos". Dejó la interpretación al llegar a la edad adulta, para dedicarse a la arquitectura. En cuanto a Pamela Franklin, su intervención en "Suspense" y en otra obra maestra de la historia del terror, "La Leyenda de la Mansión del Infierno" (de la que hablaremos pronto), la convirtieron en una de las actrices más queridas por los fans del horror clásico, además de haber trabajado con genios como John Huston.

La influencia de "Suspense" es ampliamente reconocida. “Los Otros” es un ejemplo de película moderna que homenajea (o plagia) gran parte de este film, empezando por el título ( en esta película a los fantasmas se les llama “los otros”) y las parecidas situaciones que se vive en la casa, la cual también habitan una pareja de niños que parecen ver entes de otro mundo. Pero aunque “Los Otros” sea una buena película, no llega al grado de complejidad y perfección de esta auténtica joya.

7 “Gooble gobble, one of us!”:

Juan Pedrero dijo...

Hola Igor, soy Juan Pedrero, autor de TERROR CINEMA.Coño, si tu blog parece una continuación de mi libro, je je je. Enhorabuena por el blog.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Un honor contar con tu firma en este humilde lugar!! Que sepas el jueves pedi tu obra en mi librería habitual y la estoy esperando como agua de mayo (nunca mejor dicho :P), porque un estudio tan detallado sobre el horror clásico no se encuentra todos los días en este pais.

juan pedrero dijo...

Pues me alegrará saber tu opinión. Espero que te guste mucho.

Canario Negro dijo...

Una verdadera obra maestra del cine de casas encantadas y , junto con Laura, uno de los mejores ejemplos de como adaptar al cine una estupenda novela de género.

La abadía de Berzano dijo...

Una de las muchas obras maestras realizadas por el cine fantástico británico de la época.

Muy de acuerdo con la reseña, tan solo resaltar también la excelente fotografía con la que doto al film otro director - operador como Clayton, Freddie Francis.

Por cierto, además de Amenabar para "Los otros", creo que los responsables de "El orfanato" también habían visto esta película... ;)

Tyla dijo...

Vaya por delante que a mí también me parece una obra magistral. El ejemplo perfecto de gran adaptación sobre una obra indudablemente compleja en todos los sentidos, como la de Henry James.

Pero en todo caso, yo separaría un poco más a "Los otros" de esta película. Más que nada para ser justos con Amenábar, puesto que su obra, a pesar de presentar rasgos y beber de fuentes similares, presenta los suficientes elementos propios y genuinos como para tener una entidad propia y diferenciada con respecto a la de Clayton.

El Abuelito dijo...

Fuentes y rasgos diferentes, sí que tiene la de Amenábar. Pero de lo que no cabe duda es de que durante el rodaje, tanto esta peli como El legado tenebroso, de Paul Leni, le acompañaban en su mesita de noche tal vez demasiado a menudo... Vean sino la joya silente, con esos planos de pasillos y cortinas temblequeantes ... personalmente creo que Los otros está sobrevalorada. Ya veremos (o no) qué dice el juicio implacable del Padre tiempo...