jueves, 11 de diciembre de 2008

ONIBABA [El Agujero] (1964) De Kaneto Shindo


Primera muestra de terror clásico japonés que reseñamos en Haunted House. Los grandes maestros nipones también nos regalaron algunas geniales obras de lo macabro, centralizadas en el sub-género fantástico conocido como “kaidan eiga” (que podría traducirse como “cine sobrenatural”) y en el que siempre desarrollaron unas hipnóticas historias con toque siniestro. Para mi esta es la mejor etapa del cine japonés en toda su historia, y por suerte el género de horror y misterio no quedó fuera del campo de interés de estos autores. El habitual tono pausado con el que los grandes directores japoneses filmaban sus películas le venía que ni pintado a la atmósfera tétrica e inquietante que dichos relatos requería. Hoy hablamos de Kaneto Shindo, pero próximamente también le dedicaremos espacio al gran Kobayhasi y a algunos otros.

Con solo tres o cuatro elementos mínimos –dos mujeres y un hombre que se dedican a asesinar a los soldados heridos en combate para robarles armas y armaduras que después venden a un especulador; Un agujero en el que hacen desaparecer los cadáveres- y tan solo un par de decorados –Un enorme maizal que parece no tener fin en el que viven los personajes en dos míseras cabañas-, Shindo consigue meternos de lleno en una historia lenta pero a la vez frenética, en la que los sentimientos estallan cuando menos lo esperamos y la sangre acecha en cualquier esquina. Como en muchos de los grandes clásicos del género, la frustración erótica –aquí matizadas por una represión y un funesto ataque de celos-, es parte importantísima de la trama. La madre y su joven nuera en una lucha de poderes agobiante, se disputan el favor sexual del único hombre que habita el maizal, un ser despreciable, desertor de la guerra y que se sospecha podría haber asesinado al marido de la chica, y al cual sin embargo ambas buscan en una especie de búsqueda de alivio, de cambio. En una situación (el auto-encierro en el maizal) de la que no parece haber salida y que las asfixia más a cada día que pasa. Cuando el hombre y la chica joven comiencen a tener encuentros sexuales cada vez más frecuentes –rodados con un erotismo inusitado para la época de estreno del film-, los celos de la posesiva mujer, a la que rechazó el soldado con un escueto “eres una vieja” la harán maquinar un plan para que su nuera desista de buscar las atenciones nocturnas de ese hombre. Aprovechando la terrorífica máscara que la mujer robó a un soldado al que dejó caer en ese pozo, la usara para hacer creer a su nuera que un demonio se aparece en el maizal para cortarle el paso y que no consuma más su pecaminosa relación con el desertor. Las consecuencias serán inesperadas y cada una de las situaciones que de forma tan magistral se nos han ido presentando durante la trama, todas juntas nos llevarán a un enigmático y memorable final.

Como ya adelantábamos en la presentación, lo primero a reseñar de esta joya es la increíble ambientación. Shindo logra crear una atmósfera pegajosa, totalmente asfixiante y, por lo tanto, reflejo perfecto de la vida de las almas perdidas de ese claustrofóbico maizal. En ningún momento vemos más escenario que esas interminables hojas mecidas al viento, el río, las miserables cabañas donde habitan los personajes y el terrible agujero. Una muestra más de cómo la economía de medios puede lograr transmitir las sensaciones más logradas, sin necesidad de grandes presupuestos, efectos especiales ni historias enrevesadas. Las pasiones que los tres caracteres principales sufren en tal escenario es un reflejo perfecto del mismo, con ese toque sudoroso y de angustia que logra traspasar la pantalla e impactar al espectador. En un reflejo del género romántico –nos referimos, claro está, al clásico-, la naturaleza es solo una pulsión más del ánimo de los personajes. Todo ello matizado por la oscura fotografía en blanco y negro y los chirridos de una banda sonora que nos golpea y en la que incluso se oyen gemidos de angustia en los momentos más salvajes. A pesar de que durante buena parte del metraje el toque fantástico esta ausente, y nos parece estar viendo un simple melodrama, una nota de inquietud recorre cada plano, cada diálogo y mirada de unos actores en estado de gracia. Todo ello, como decíamos, dirigiéndonos a ese impactante y ya totalmente terrorífico final que aquí no desvelaremos, siendo como es, el lógico y siniestro climax para el rompecabezas de horror que nos han ido construyendo.

12 “Gooble gobble, one of us!”:

ATXEIN dijo...

Cinta de culto absoluto..donde cada visionado te hace disfrutarla aun mas.. Luego hay gente que dice que el terror oriental es pelis en la cara.. A mi esta junto a Kurutta ippêji lo mejor del terror asiàtico, con bastante diferencia... aunque podrìa decir varios tìtulos que se acercarìn a estos..pero en fin..XDD

Buen comentario Igor.

Ariel Luque dijo...

Desconocía absolutamente este film, nunca he tenido la posibilidad de ver cine clasico de terror oriental. Voy a comenzar a indagar por esos lados!! Un abrazo grande Igor!

Ariel.

el viajero impresionista dijo...

Espectacular el cine japonés en esa faceta. Hay más cintas en color en esa época con resultados terroríficos.

el viajero impresionista dijo...

Espectacular el cine japonés en esa faceta. Hay más cintas en color en esa época con resultados terroríficos.

Dr. Eric Vornoff dijo...

Has captado mi interés por esta película en tu magnífica reseña.
El cine oriental de terror siempre ha sido... escalofriante!

Un saludo

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Me considero un completo ignorante en cuanto a terror japonés clásico se refiere. Quizás porque nunca me ha interesado. Y tampoco es que las cintas que se hacen ahora valgan mucho... de ahí mi permamente desconfianza.

Saludos ;)

DanielB dijo...

Otra que no he visto, y ademas me suena que la tengo por casa en algún lado, vaya desastre por que siempre he escuchado maravillas de ella y apetece mucho verla, la que sí que ví así de la época Japonesa, es otra muy considerada la de "el Mas alla" o algo así, que venían tres historias y la verdad es que no me gustó mucho, me quede dormido en varias fases del film, por eso mismo merece una segunda oportunidad con los ojos más despejados

MarioBava dijo...

Una de los mejores films de terror Japones..Maravillosa....

Saludos

Jose

emisucio dijo...

Que pasada me encanta este genero aunque he podido concer bien poco, "Cuentos de la luna palida" y poco mas sin embargo recuerdo ver un trailer de esta peli y me impacto, me encantaria verla aver si la consigo por algun lado.

un abrazo

Kraven dijo...

Aterradora película que bascula entre el realismo cercano al documental y el mundo onírico tan propio del Kwaidan. De lo mejorcito del terror clásico japonés junto con "Kwaidan" de Masaki Kobayashi.

Nuria "iluvendure" dijo...

Me encnato, una pelicula estupenda. Que buenos recuerdos me has dado con este articulo

Belknap dijo...

Buenas, cine economico y efectivo; no recuerdo haber visto este titulo, el que si recuerdo es kaidan y me parecio muy bueno, un saludo.