lunes, 23 de marzo de 2009

DEMENTIA 13 (1963) De Francis Ford Coppola


Hablemos de la opera prima del laureado director Francis Ford Coppola, un thriller de corte fantástico con numerosos puntos en común con el cine de terror y, sobre todo, el misterio gótico. “Dementia 13” –de título original “Dementia”, pero que al existir un film anterior se le añadió el “13”- ha quedado reducida muchas veces a la categoría de curiosidad sin interés. Muchos opinan que es una peliculilla mediocre de un cineasta que aun no tenía las ideas muy claras en cuanto a realización y que se dedicó a pergeñar un refrito de melodrama de suspense y horror. Aunque es innegable que la película se resiente de un montaje algo confuso y apresurado –consecuencia de su adscripción a la categoría de películas baratas rodadas de prisa y corriendo, como muchas de las de su productor, el genial Roger Corman-, lo cierto es que Coppola supo trabajar con unos esquemas de género puro. Es difícil no pasar un buen rato con la cantidad de giros absurdos, violencia sangrante y música siniestra machacona si se es un enamorado del más barato cine de serie B, e incluso explotation (como detallaremos más adelante).

Como decíamos estamos ante la opera prima de Coppola aunque antes ya había llevado a cabo trabajos de re-montaje y un par de realizaciones no acreditadas dentro de la misma factoría Corman. Entre ellas algunas escenas adicionales de “El Terror” otra “rápida” de Corman con Boris Karloff y Jack Nicholson. Cuando el gran Roger se dio cuenta de que le sobraban un par de días (y algunos fondos económicos) para rodar en Irlanda –donde acababa de realizar parte de su film “Rivales Pero Amigos”, en la que Coppola había sido técnico de sonido-, se dirigió a su joven y prometedor director ofreciéndole la posibilidad de rodar un film de suspense rápido y barato, es decir, en el contexto de las “cheapies” o “quickies”, como eran llamadas. Coppola recibió el encargo de escribir un guión “al estilo de Psicosis” , con ese suspense psicológico y malsano que tan de moda se había puesto gracias al film de Hitchcock. El director se tomó al pie de la letra el encargo, hasta el punto de que estamos ante una verdadera copia –o “explotation”, como decíamos-, del argumento de “Psicosis”, aunque con un toque más chabacano y “thrashy”.

El gran argumento que convenció a Corman fue el asesinato con hacha que tiene lugar en el momento más álgido del metraje, en el que se despacha a un personaje que no revelaremos, pero que pensábamos en primera instancia que sería el protagonista de la película (al más puro estilo Janet Leigh), y ello unido a la atmósfera gótica de la mansión en la campiña irlandesa y a la inclusión de un misterio que incluye un asesino que al final descubrimos que era un demente con doble personalidad. Los parecidos con Norman Bates terminan ahí, pues la sinopsis también incluye un posible encantamiento de la casa por el fantasma de una niña que se ahogó en el siniestro lago cercano y un litigio entre los herederos de la millonaria dueña de la mansión. Ello dará lugar a la tópica trama gótica en la que un malvado heredero intentará volver loca a dicha señora haciéndola creer que en efecto el fantasma de la niña ronda la casa. Pero nadie contaba con la aparición de ese asesino del hacha, que se dedica a diezmar o amenazar a los protagonistas con propósitos oscuros.

En primer lugar hay que decir que a pesar del tono “amateur” de algunos encuadres y sobre todo del guión –que tiene algunos retruécanos que quedan colgados y nunca se explican-, hay que destacar algunos momentos de inspirada planificación por parte de Coppola. Las escenas de suspense están bien logradas y gozan de algunos planos bastante trabajados para ser una opera prima. A destacar la secuencia previa al asesinato del hacha, con unos inquietantes instantes bajo el agua en el que destacan una iluminación mortuoria y unos efectivos primeros planos del rostro de Luana Landers. Esta escena siempre la he relacionado, no se porqué, con otro momento de suspense acuático en “El Sabor del Miedo” de Seth Holt, rodada unos años antes con la misma idea de ser una respuesta a “Psicosis”. En aquel caso la siniestra anécdota tenía lugar en una piscina. La bajada a las catacumbas –con una macabra y efectiva decoración- también logra mantener el interés, así como las apariciones del asesino del hacha, siempre envuelto entre penumbras y que son precedidas de un clima amenazante conseguido con solo un par de efectos de sonido, además de la tenebrista fotografía en blanco y negro –algo pedestre, pero que quizás se deba a lo barato del material cinematográfico utilizado-. Los actores, en su mayoría desconocidos, están correctos en sus papeles, dado que son poco más que peones sin demasiado interés. Juguetes de la casa, colocados más como excusa para desarrollar la atmósfera y el golpe sorpresa final –la verdad es que no demasiado sorpresivo para el espectador atento- antes que para realizar verdaderos estudios de personaje.

Una escena añadida fue la del asesinato del personaje bufonesco interpretado por Kart Shanzer. Parece ser que Corman no quedó contento con el resultado y quiso incluir más crimenes, haciendo saltar algunas chispas entre él y Coppola. Debido a ello, otro asalariado de Corman, Jack Hill rodó esta y otras breves escenas para redondear la visión que el productor tenía de la película. También pensó que el metraje era demasiado reducido, así que añadió un prólogo con un psiquiatra haciendo un test al espectador para ver si estaban mentalmente preparados para soportar el horror de la película. Este absurdo postizo –que casi nos retrotrae a William Castle- por suerte no ha sobrevivido en todas las copias de la película, que hubiera estropeado el evocador y cruel comienzo del film, con el personaje de Anders deshaciéndose de un inesperado cadáver antes de los créditos. Momento en el cual escuchamos por primera vez la encantadora melodía macabra compuesta por Ronald Stein. Toda una delicia siniestra para fans de las bandas sonoras del horror clásico de serie B.

14 “Gooble gobble, one of us!”:

Quimerico Inquilino dijo...

La tengo comprada desde hace tiempo. Ahora que he leído tu estupenda reseña ha llegado la hora de verla.
Un saludo, compañero!

MarioBava dijo...

Una obra maestra sin duda alguna....Hace como cosa de 15 años no era nada facil de visionarla en castellano pero yo grabe una copia de un canal local de Castilla y Leon (no recuerdo de cual) y pude disfrutarla en nuestro idioma...Ahora ya con el internet pues ya es mas facil de encontrar y ha perdido un poco la magia...

Andres Pons dijo...

Gran obra de arte.

Por cierto colega me gustaría colaborar si es posible en ese blog que teneis entre varios.

Ya me diras.
Saludos.
AP.

Jack dijo...

Gran articulo, nose porque me ha recordado a un documental que vi hace tiempo llamado "Motoristas tranquilos, toros salvajes" te lo recomiendo, salen algunos directores de la era dorada (coppola incluido) hablando de como empezo todo, spierberg, lucas, Scorsese, de palma... no tiene desperdicio.

Dr. Eric Vornoff dijo...

Curiosa película y muy buen artículo.
Un saludo.

ATXEIN dijo...

Buena pelìcula, aunque el montahje no le hace ningùn bien..

Aunque la pelìcula es del todo mìtica, al Cesar lo que es del Cesar.

Un saludo¡

Dr. Quatermass dijo...

Había leído que todo un Coppola dió sus primeros pasos con Roger Corman, seguro que manejó un presupuesto similar a Apocalypse Now :-)
La tengo pendiente pero me apetece ver los primeros pasos de un maestro.
Saludos!

H dijo...

imprescindible!!!!
Salutes desde SCI TERROR
H

darkerr dijo...

La vi y me supo tanto a Psicosis, pero hasta la mitad,de ahi se suelta por otros rumbos. Lo mejor son los momentos de tensión con el asesino del hacha, machacando o persiguiendo en un gran blanco y negro. Buen inicio de Copolla, lástima que luego dejara el terror, salvo "Dracula" aunque no me de miedo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La tengo en mi colección pero siempre me ha dado algo de preza visionarla. A ver si un día de estos me animo, que después de leer tu reseña puede que incluso me lleve una grata sorpresa.

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Bien escrito, interesante lo que mencionas, ya que tengo "Dementia 13" en una set de DVDs que compré con unas 20 películas de horror en blanco y negro y hasta la fecha no la he visto. Tal vez sea tiempo de hacerlo.

Muchos Saludos

M.I. dijo...

Madre mía, qué articulazo. Qué dominio....
Miedo me da tener que volver a escribir, pululando por la red gente como tú....
Y gracias por la bienvenida, pero aún no he vuelto del todo. Vamos, que no he vuelto. Estoy en conversaciones con otro periódico para empezar a publicar, a ver si eso sucede, y actualizao mi blog. Pobrecito él, jajajaja.
Besos.
Me alegro de poder seguir leyéndote, que no creas que fue fácil lo de Colombia.
Besos.

Fantomas dijo...

Tal vez lo más bizarro de Francis Ford Coppola. La verdad es que viendo tu reseña me han dado ganas de verla de nuevo.

Saludos!!

Horror dijo...

Pelicula que nunca vi, eso que siempre tuve la intencion, pero no se dio, no se porq habra sido. Gran reseña, muy completa.

Saludos!