domingo, 26 de abril de 2009

DRÁCULA De Tod Browning [ANÉCDOTAS E IMÁGENES]-(Tercera Parte)-


*Aqui tenemos al vampiro en persona enfrentándose a su encarnizado enemigo: ¡El profesor Van Helsing, por supuesto! Edward Van Sloan, actor de sólida formación teatral se encargó de dar vida al famoso investigador de lo oculto en Broadway junto a Lugosi. Ambos llegaron a los estudios Universal para repetir sus papeles en el cine, y al igual que Dwigth frye, Bela y Van Sloan fue automáticamente encasillados. En el caso de Sloan, en el papel de doctor sabio y voz de la razón y el materialismo ante lo sobrenatural.

Él mismo cometido tiene en “Frankenstein”, donde interpreta al Dr. Waldman, eminencia que quiere que Henry deje sus peligrosos experimentos con cadáveres. O en “La Momia” donde encarna al profesor Muller. Por cierto, en Frankenstein era el que presentaba al público la película antes de los créditos, avisándoles de que lo que iban a ver era terrorífico y que aún estaban a tiempo de arrepentirse.


* Tras algunas improvisaciones de guión y algunos retoques necesarios (en alguna primera versión Drácula viajaba en un avión… ¡¡¡con forma de murciélago!!!), la película se dejó lista para su estreno en 1931. La campaña publicitaria fue legendaria y algo casi inédito en el cine de la época, estando previsto el estreno para el viernes 13 de Febrero. Se procuró evitar mostrar el rostro del Conde en todo momento (como alucinarían en aquellos tiempos los primeros planos de Bela) y el propio Tod Browning se unió a la histeria general con el siguiente telegrama-broma (que probablemente no fue idea suya) enviado al Foxy Teather de Nueva York, advirtiéndoles que no estrenaran la película el viernes 13 de Febrero de 1931:

“Ni se les ocurra. Viernes 13 puede ser terrible. La criatura saldría de su tumba. Y con él, sus hijos y los hijos de sus hijos. Suyo afectísimo, Tod.”

En fín, el resultado fue que el estreno se adelantó un día y “Drácula” se lanzó al mundo el 12. No vaya a ser.

* Los 441.948 dólares que había costado (total, casi nada en estos días) fueron amortizados en seguida. El público acudió en masa al estreno y el film rompió taquillas. La campaña publicitaria continuó durante todo el año e incluyó la presencia de Bela disfrazado de Drácula asistiendo a fiestas, convenciones benéficas, festejos privados de Carl Laemmle Jr. e incluso entregas de premios en eventos deportivos. Sin olvidar que fue imagen publicitaria de productos de limpieza, colchones y (el más apropiado de todos) pasta dentrífica.

* En todo este frenesi promocional, es de mérito el hecho de que Lugosi se prestara a todo tipo de saraos y presentaciones sin salirse jamás de su papel, porque sabia que el público le demandaba precisamente eso. En cuanto a la preparación del actor húngaro para el papel de su vida, lo mejor es descubrirlo a través de sus propias palabras hablando de su etapa en la obra teatral, lo cual fue el germen de todo:

“Después de haber representado la obra durante un mes, me di cuenta de que por mi propio bien debía hacer algún esfuerzo por conservar mi fuerza mental y física, entregándome con menos fervor a la interpretación de mi personaje… No fui capaz de ello. El papel me exigía mantenerme en un estado de excitación febril, así que me sentaba en mi camerino y asumía los atributos reales del horrible vampiro. Y durante esos años no dirigí la palabra a nadie entre bastidores mientras se representaba la obra. Era víctima de un hechizo que no podía romper. Si me salía de mi personaje aunque solo fuera un momento, la inquietante amenaza del Conde Drácula desaparecía, y mi poder sobre el público perdía fuerza.”



¿Hizo esto mismo durante el rodaje de la película? Hay varias versiones: Bela dijo que Browning le obligó a despojarse de ese extraño ritual para filmar las escenas. Sin embargo David Manners (recordemos, intérprete de Jonathan Harker) declaró que, en los descansos del rodaje, Bela no hacía otra cosa que mirarse al espejo y repetir obsesivamente: “I am Drácula, I am Drácula…” Por cierto, el propio Manners definió a Lugosi como “un pelmazo de los pies a la cabeza”. No olvidemos lo poco que socializaba el húngaro con sus compañeros de reparto.

Y aparte de esa mirada, estaba ese acento magiar que tan bien le vino al papel del conde rumano. Aunque a veces se nota que no tiene ni idea de lo que esta diciendo, ese toque “marciano” de sus diálogos no hacía sino otorgar mucho más misterio a sus frases. Como afirma David Pirie en su libro “El Vampiro en el Cine”:

“Su acento fue una gran ventaja para sugerir una cualidad extraña y diabólica que se ajustaba perfectamente al tema. Utilizando ese rudo acento para alargar cada una de las venenosas sílabas que debía pronunciar Drácula, Lugosi consiguió deja bien patente la diferencia que existía entre este personaje y cualquier otro de los que conocía el público americano.”


Continuará...

9 “Gooble gobble, one of us!”:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Se metió tanto en el papel, lo amaba tanto tantísimo, que Lugosi dejó de exitir y sólo quedó Drácula. Esa obsesión terminó destruyéndolo...

Curiosa la anécdota del telegrama, y también suerte que se quitaron de la cabeza la idea del avión murciélago xD

Saludos ;)

cerebrin dijo...

Leyendo esas declaraciones de Lugosi, no es de extrañar que acabará sus días consumido por el personaje que le dió fama...

Saludos.

Fantomas dijo...

Ahora se entiende mejor porque Lugosi quedó atrapado eternamente en su personaje. Curiosa es también la imagen de Lugosi que tenía David Manners.

Saludos!

Kike dijo...

¡¡Que "making of" tan d eputa madre!!

Sin duda el Drácula de Lugosi es uno de los randes triunfos de Hollywood y todo un mito moderno.

emisucio dijo...

Asi acabao el pobre BELA atrapado y consumido por su personaje!!

muchas gracias tio caña buena de reportaje

Dr. Quatermass dijo...

¡Que siga el serial! Que grande..

Lo que daría por ver ese avión con forma de murciélago. Curioso lode Edward Van Sloan, parece que todos los Van Helsing acaban terriblemente encasillado, solo hay que ver a Peter Cushing.

Saludos!

El Abuelito dijo...

Según le cofiesa al escritor David J. Skal, Manners... ¡nunca vió la película de Tod Browning! ¡Le parecía tan mmala que ni en verla se molestó!

Dr. Quatermass dijo...

Abuelito, hace tiempo quise buscar el libro de David J.Skal sobre Todd Browning, lo tienes ¿Vale la pena?, o quizá Igor lo tiene?

Saludos

Igor Von Slaughterstein dijo...

Yo el de Skal sobre Tod Browning lo tengo pendiente. El que si conseguí y disfruté como un enano fue el "Hollywood Gothic", repasando la géneses de Drácula y su viaje desde la literatura hasta la versión de Lugosi. Si se domina más o menos el inglich es imprescindible.

En castellano si esta editado su "Monster Show" en el que tambien dedica extensos capítulos a Browning y a su Drácula.

Saludos!!