jueves, 30 de abril de 2009

DRÁCULA De Tod Browning [ANÉCDOTAS E IMÁGENES]-(Cuarta Parte y Final)-


*Hoy para culminar el paseo por algunas anécdotas sobre este gran clásico del terror, vamos a hablar de algunas campañas publicitarias que la Universal puso en marcha para promocionar el proyecto. El problema es que no puedo garantizar con seguridad cual se puso en práctica y cual no, pero algunas son tan bizarras -y tan propias del posterior William Castle- que ya me gustaría ver este tipo de promoción en la actualidad alguna vez. En cualquier caso, son una curiosidad genial y empezamos por:

-Hacer que el viento sople artificialmente en el cine, especialmente en la primera aparición del Conde.
-Poner letreros en los espejos del cine que digan: “Si usted no puede verse reflejado, es que es un vampiro como Drácula”.
-Colocar enfermeras en los pasillos de las salas donde se proyecta la película por si algún espectador sufre un shock (o cree sufrirlo).
-Envolver los sándwiches del estudio y del cine con papel donde se lea: “DRACULA VIENE”.
-Fabricar máscaras de Drácula para que las lleven los acomodadores del cine el día de la premiére.
-Crear una sección en los periódicos llamada “Escriba su propio final para “Drácula”.


Fijaos que show multimedia se montó para dar a conocer la película. Pero es que trabajadores dentro de la Universal comentaron que, cuando los ejecutivos se sentaban en sesiones de tormenta de ideas, algunas maquinaciones rozaban el absurdo. Por ejemplo:

-Hacer que lluevan gotas de sangre del techo del cine en mitad de la proyección.
-Contratar personas vestidas de negro para que siguieran a algunos espectadores que salían del cine hasta sus casas.
-Publicar bulos en los periódicos sobre las “verdaderas” andanzas de un vampiro europeo que actuaba en la misma época del estreno.
-Artículos inventados sobre la vida de Bela Lugosi, que contaban (entre otras tonterías) que nació en Transilvania y pasó allí su infancia.



*El Epílogo perdido de "Drácula" nos va a servir de epílogo también a nosotros. Una de las escenas más populares de la representación teatral era el momento, cuando el telón ya había sido bajado, en el que Edward Van Sloan (Van Helsing, recordemos) salía de entre las cortinas y soltaba el siguiente discurso, que era tan popular que la gente de la audiencia lo recitaba con él:

“Un momento, señoras y señores, hemos de decirles algo antes de que se vayan. Esperemos que los recuerdos de Drácula no les den pesadillas, así que les diré algo para que se tranquilicen. Cuando lleguen a casa esta noche y las luces estén apagadas, y miren temerosos detrás de las cortinas, y se sobresalten al ver una cara en la ventana… no se asusten. Y recuerden que, después de todo… ESAS COSAS EXISTEN.”

Se rodó como final para la película (igual que el prólogo de “Frankenstein” en el que apareció el mismo Van Sloan advirtiendo a los espectadores), pero la censura lo retiró porque podría ofender a alguna religión al darle credibilidad a lo sobrenatural. ¡Alucinante! Aquí tenéis una imagen del Epílogo censurado.


*Y bien, aquí terminamos este recorrido-homenaje a este legendario film cuyo poder de fascinar nunca morirá. A partir de ahora Haunted House continúa con su recorrido habitual por los clásicos del terror (cinematográficos y literarios) de décadas pasadas.

Así que, hasta entonces ya sabeis: Cuidado con los desconocidos de negro que os sigan por las calles.


9 “Gooble gobble, one of us!”:

cerebrin dijo...

Intachable repaso, informativo y muy ameno. Felicidades!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Que grande era Castle! Todo un visionario.

Recomiendo que veias "Matinee", una de las cintas más personales del genial -y desgraciadamente olvidado- Joe Dante. Es una especie de homenaje a Castle y al cine de ci-fi de los años 50.

Saludos ;)

MarioBava dijo...

Estupendo dossier que te has currado enorabuena amigo...

Jose

Canario Negro dijo...

Estupendo Dossier, documentado pero sumamente entretenido.

Dr. Quatermass dijo...

Pues felicidades por el serial, impagable si hubieran hecho esas "performances" que maquinaban..

Saludos

Quimerico Inquilino dijo...

Digno colofón a tu dossier dedicado a "Drácula". Que envidia me dan los espectadores de aquella época, que todavía eran fácilmente impresionables con algunos de los efectos que mencionas.

Un saludo

El Abuelito dijo...

De los ardides publicitarios el mejor sin duda es pagar a gente vestida de negropara que siga a otros al salir del cine. Me presento voluntario para el puesto si vuelve a convocarse... Ignoraba que existiese un epólogo perdido ¡y nada menos que con Van Sloan!

Almas Oscuras dijo...

Geniales esas estrategias de marketing directo. Asistir a alguna de esas sesiones tenía que ser increiblemente divertido.
Por cierto, me apunto a la recomendación de Matinee que ha hecho Pliskeen. Una película con un puntito de nostalgia muy disfrutable.
Enhorabuena por el especial.

saludos

Darkerr dijo...

Hombre, tengo que leerlo con calma que es una maravilla de dossier. Te felicito Igor, grandisimo trabajo¡¡¡